Utopía y distopía. Concepto y ejemplos

La utopía y la distopía son dos conceptos que fomentan la discusión sobre la realidad. La utopía puede entenderse como la idea de una civilización ideal, imaginaria, perfecta y, por lo tanto, inalcanzable.

La distopía o antiutopía, a su vez, es la antítesis de la utopía, presenta una visión negativa del futuro, y generalmente se caracteriza por el totalitarismo, el autoritarismo y el control opresivo de la sociedad.

La utopía

“La utopía está en el horizonte. Me acerco a dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte corre diez pasos. Por mucho que camine, nunca alcanzaré. ¿Para qué sirve la utopía? Es por eso: para que no deje de caminar «. (Fernando Birri, citado por Eduardo Galeano)

Utopía y distopía.  Concepto y ejemplos

Foto: depositphotos

La palabra «utopía» se creó a partir de los términos griegos «u» (prefijo utilizado con connotación negativa) y «tops» (lugar), que significa «no lugar» o «lugar que no existe». El término apareció por primera vez en la obra homónima del escritor inglés Thomas More, alrededor de 1516. En su obra, More critica a la sociedad real en la que vive y construye una isla idealizada, geográficamente indefinida, donde la sociedad ha abolido la propiedad privada y intolerancia religiosa, y todos viven felices en un ambiente justo e igualitario.

La idea de utopía puede referirse a una ciudad o un mundo, siendo posible en el presente o en el futuro.

Ejemplos de utopía

El término «utopía» ha existido durante siglos y todavía influye en la creación de obras de ficción, filosofía y política. Vea algunos ejemplos de utopías imaginadas en humanos en la literatura:

  • La República (circa 380 a. C.) de Platón
  • Utopía (1516), de Thomas More
  • La ciudad del sol (1602), de Tommaso Campanella
  • La utopía moderna (1905), por HG Wells
  • La capital (1848), de Karl Marx

Distopía

La distopía, también conocida como antiutopía, generalmente se caracteriza por el totalitarismo, el autoritarismo y el control opresivo de la sociedad. En sus creaciones ficticias, los autores retratan el futuro de manera negativa, con un resultado catastrófico para la humanidad, con una sociedad opuesta a lo utópico.

En las distopías, el estado generalmente es corrupto, las normas para el bien común son flexibles y la tecnología se utiliza como herramienta de control, ya sea para individuos, el estado o las corporaciones. En la distopía, la realidad para un mundo mejor no es posible, por el contrario: las características negativas de la realidad se refuerzan.

Al reforzar las características negativas del mundo, las obras distópicas son críticas o sátiras, y sirven de advertencia a la humanidad, a partir de un discurso pesimista.

Se considera que el primer uso del término «distopía» ocurrió en 1868, en un discurso ante el Parlamento británico por Gregg Webber y John Stuart Mill.

Ejemplos distópicos

Un ejemplo muy famoso de distopía es «Brave New World» (1932) de Aldous Huxley. La novela distópica narra un futuro hipotético donde los individuos están biológicamente preacondicionados y viven en una sociedad organizada por castas.

Otro clásico distópico es «1984» del autor británico George Orwell. Publicado en 1949, el trabajo retrata la vida cotidiana de un régimen político totalitario y represivo. Aquí hay otros ejemplos de distopías en la literatura:

  • La naranja mecánica (1971), de Anthony Burguess
  • Fahrenheit 451 (1953), por Ray Bradbury
  • El cazador de androides (1968), de Philip K. Dick
  • El proceso (1925), de Franz Kafka

Deja un comentario