La diferencia entre ética y moral.

Los términos «ética» y «moral» se usan comúnmente como sinónimos, pero aunque están relacionados entre sí, son dos conceptos distintos. En el contexto filosófico, ética y moral son dos términos que se complementan entre sí pero que tienen el origen etimológico y significados diferentes.

¿Qué es la ética?

La palabra «ética» proviene del griego «ethos», que literalmente significa «morada», «hábitat», «refugio», es decir, el lugar donde vive la gente. Sin embargo, para los filósofos, este término se refiere a «modo de ser», «carácter», «naturaleza», «naturaleza».

El filósofo Aristóteles creía que la ética se caracteriza por el propósito y el objetivo a alcanzar, que sería vivir bien, tener una buena vida, juntos y para los demás.

En este sentido, la ética puede considerarse como un tipo de postura que se refiere a una forma de ser, a la naturaleza de la acción humana. Es una forma de lidiar con situaciones de la vida y la forma en que establecemos relaciones con otra persona. ¿Cuáles son nuestras responsabilidades personales en una relación entre nosotros? ¿Cómo tratamos con otras personas en la sociedad? La conducta ética puede ser un tipo de comportamiento mediado por principios y valores morales.

La palabra «ética» también se puede definir como un conjunto de conocimientos extraídos de la investigación del comportamiento humano en un intento de explicar las reglas morales de una manera racional y fundamentada. En este sentido, es una reflexión sobre la moral.

Por lo tanto, se puede decir que la ética es la parte de la filosofía que estudia la moral, porque refleja y cuestiona las reglas morales.

La diferencia entre ética y moral.

Foto: Pixabay

¿Qué es moral?

La palabra «moral» se origina del término latino «Morales», que significa «relativo a la moral», es decir, lo que se ha establecido como cierto desde el punto de vista de la acción.

La moral se puede definir como el conjunto de reglas aplicadas en la vida cotidiana y que cada ciudadano usa constantemente. Tales reglas guían a cada individuo que vive en la sociedad, guiando sus juicios sobre lo que es correcto o incorrecto, moral o inmoral, y sus acciones.

Así, la moral es el resultado del patrón cultural imperante y abarca las reglas consideradas necesarias para la buena convivencia entre los miembros que forman parte de una sociedad determinada.

La moral está formada por valores previamente establecidos por la sociedad misma y comportamientos socialmente aceptados que pueden ser cuestionados por la ética.

Se puede decir que cuando hablamos de moral, los juicios de lo correcto o incorrecto dependerán de dónde se encuentre.

Finalmente, se puede considerar que la ética abarca ciertos tipos de comportamientos, ya sean considerados correctos o incorrectos; La moral, a su vez, establece las reglas para determinar si el comportamiento es correcto o no.

Si consideramos el sentido práctico, el propósito de la ética y la moral es bastante similar, ya que ambos son responsables de construir los cimientos que guiarán la conducta del hombre, determinando su carácter y la forma de comportarse en una sociedad determinada.

Deja un comentario