Heráclito y Parménides

Dos concepciones han dominado el pensamiento filosófico durante mucho tiempo: por un lado, las ideas de Parménides y, por otro, el pensamiento de Heráclito. Heráclito defendió la idea de un mundo continuo, mientras que Parménides definió un ser único, un ser inamovible.

El conflicto de pensamiento de Parménides y Heráclito es fundamental, ya que puede considerarse el primer choque de ideas que aún tiene fuerza, alejándose lentamente de la Filosofía de la Naturaleza y el misticismo de Pitágoras. En este artículo, cubriremos los conceptos y los pensamientos más significativos de los dos filósofos, puntuando las diferencias entre ellos.

Filosofía de Parménides

Parménides nació en Eleia, Italia, alrededor del año 530 a. C y su filosofía define que el ser es único, inmutable, infinito e inamovible, siempre idéntico a sí mismo. El filósofo también argumenta que la apariencia sensible del mundo no existe. Lo que el filósofo quiere decir es que nuestro conocimiento sensorial de las cosas nos da solo una ilusión de movimiento, una apariencia, y solo el conocimiento intelectual nos permite concebir la realidad como idéntica a sí misma.

Parménides parte de la idea de tratar de ordenar la realidad de las clases «los que son» y «los que no son». Por ejemplo, mientras observaba la luz y la oscuridad, notó que la oscuridad no era más que la negación de la luz. Después de nombrar estos pares de opuestos “ser” (positivo) y “no ser” (negativo), Parménides también postuló que “Ser es y no ser no es”.

Heráclito

Foto: Reproducción

Pensamiento de Heráclito

Heráclito defendió la idea de un mundo continuo, un mundo en constante movimiento, donde nada permanece idéntico a sí mismo, sino que se convierte en su opuesto (negación, contradicción). El filósofo usó una metáfora de una vela encendida: cuando vemos la llama encendida de una vela, tenemos la impresión de que siempre es la misma, sin embargo, estamos viendo un proceso de transformación que ocurre en ese mismo momento, en el que la cera de la vela está encendida. convertido en fuego, fuego en humo y humo en aire.

Heráclito también era conocido como Skoteinós («The Obscure») porque sus pensamientos a menudo parecen contradictorios y sin sentido.

El filósofo también aborda la división del universo entre dos polos, «seres» y «no seres», y ve una unidad entre ellos. Sin embargo, hay una diferencia con el pensamiento de Parménides: si bien la unidad de Parménides es idéntica e inmutable, la unidad de Heráclito es entre dos polos, es decir, incluso si el Ser y el No-Ser son parte y conviven igual, no puede ser descartado como meras ilusiones.

Deja un comentario