El manifiesto comunista

El manifiesto comunista ideado por Karl Max y Friedrich Engels se publicó por primera vez en 1848. Escrito en un lenguaje simple y fácil de entender con una estructura básica con una breve introducción, tres capítulos y una breve conclusión, presentando los ideales principales del Comunismo Fue escrito en base a reuniones comunistas de varios lugares, y traducido y publicado en varios idiomas.

La obra fue escrita en un momento en que la burguesía y el capitalismo prevalecían en condiciones de trabajo desiguales e inhumanas, donde la explotación laboral era algo «común». El manifiesto ha demostrado la búsqueda, hasta hoy raramente exitosa, de la igualdad social y la asignación de recursos. Una verdadera idealización del mundo utópico que, para Marx, era como una sociedad sana debería ser, sin pobreza, miseria ni hambre.

El manifiesto comunista

Foto: Reproducción / YouTube

Capítulos de libros

Primero

En la estructura básica del manifiesto, el primer capítulo «Burgueses y proletarios» enumera las diferencias y la evolución de las dos clases a lo largo del tiempo, arrojando una crítica del capitalismo. El manifiesto tenía la intención de mostrar que las clases desfavorecidas, como los desempleados, los mendigos fueron excluidos y olvidados por la sociedad.

Segundo

El segundo capítulo trató sobre la relación entre los partidos y el proletariado, y mostró sus puntos en común, como la caída de la superioridad burguesa y la transferencia del poder del político al proletariado.

Tercero

El siguiente habló sobre los regímenes comunistas y socialistas y presentó críticas de tres tipos de socialismo: socialismo reaccionario, que tenía un punto de vista burgués para continuar con el método de producción e intercambio, socialismo conservador, que apuntaba a la reforma y no a revolución y el socialismo utópico crítico y el comunismo que buscaban el cambio a través de ejemplos en lugar de luchas políticas.

Conclusión

La conclusión proviene de las ideas principales del Manifiesto, destacando preguntas sobre la propiedad privada y buscando informar cuán importante era una unión por una causa, con la famosa frase: «Proletarios de todos los países, uníos».

Con una comisión para producir un texto que muestre clara y objetivamente los ideales del comunismo, el trabajo es un conjunto de ideas, verdades creídas por los revolucionarios de la época para comprender las transformaciones sociales. Pensando en este sentido, el Manifiesto es más un monumento que un documento. Una escritura simple y concisa que quería «tener el poder de un arma para cambiar el mundo, reemplazando a la vieja sociedad burguesa con una asociación en la que el libre desarrollo de cada miembro es la condición para el desarrollo del conjunto».

Categorías Historia

Deja un comentario