Conocimiento científico y cotidiano

Gracias a su capacidad psíquica, el hombre puede cambiar decisivamente el entorno a favor de la supervivencia y para una mejor calidad de vida, lo que se logra mediante la construcción del conocimiento que se adquiere y transmite a través de las generaciones.

Entre las diversas formas de expresar el conocimiento humano se encuentran el conocimiento cotidiano y el conocimiento científico.

El conocimiento cotidiano

El conocimiento diario es conocimiento basado en la observación de hechos experimentados en la vida ordinaria, que pueden o no volverse científicos más adelante. La información de este tipo de conocimiento no puede considerarse totalmente verdades o mentiras, ya que no se basa en la experimentación.

Para ser validado, este conocimiento debe ser probado y comprobado, es decir, necesitan conocimiento científico para probar la verdad de la información. El conocimiento cotidiano coexiste con otras fuentes de conocimiento y puede volverse contradictorio en ciertas ocasiones.

Conocimiento científico y cotidiano

Imagen: Reproducción / internet

Este tipo de conocimiento tiene un fuerte apego a lo concreto y lo real, con información fragmentada que puede estar sujeta a prejuicios y tradiciones conservadoras. Admite como fuentes válidas de información, incluida la religión y la cultura. Otra característica del conocimiento cotidiano es que está fuertemente apegado a los contextos en los que se produce.

Este conocimiento es el más accesible para las personas, ya que se experimenta a diario, pasando de generación en generación.

Conocimiento cientifico

El conocimiento científico tiene una base experimental, pero esto no significa que sea incuestionable. El hecho de que se experimente con una base lógica, sin contradicciones, no significa que no se pueda desafiar en ningún momento y perder su supuesta verdad.

Este tipo de conocimiento pasa por pruebas todo el tiempo, y cuando algún argumento contradictorio se superpone con el primero, uno no puede vivir con contradicciones, y hay una disputa entre las hipótesis.

El conocimiento científico tiene terminologías específicas, que son códigos que los titulares de información utilizan para socializar el pensamiento. Este conocimiento puede ser completamente independiente de un contexto predeterminado, prefiriendo lo abstracto y lo simbólico. Sus declaraciones son generalizadas y pueden aplicarse a diferentes situaciones, al contrario del conocimiento cotidiano.

También presenta interdependencia conceptual, ya que es acumulativa y, si se anula una teoría, varias otras pueden ser desacreditadas al mismo tiempo.

Entre las características de este tipo de conocimiento se encuentran: la referencia clara por lo abstracto y lo simbólico, la objetividad, la convivencia no pacífica con las contradicciones, la búsqueda de declaraciones generalizables que puedan aplicarse a diferentes situaciones y la preocupación por la investigación sistemática que producir teorías reveladoras de la verdad sobre la realidad.

Deja un comentario