Portada » Blog » Historia de la química moderna

Historia de la química moderna

En este artículo se hace coincidir el nacimiento de la química moderna con el inicio de la tradición de las sustancias.

Se muestra la evolución de esta tradición, que procede de la mano-guía natural renacentista, con la emergencia de conceptos como sustancia simple y compuesta,elemento químico y, especialmente, átomoquímico.

historia de la química moderna

Introducción

Es muy difícil dar una fecha, ni siquiera aproximada, para el nacimiento de la química moderna -una disciplina bien consolidada tanto desde un punto de vista teórico como práctico-, porque hacerlo significa encontrar un hilo conductor que nos lleva desde la fecha escogida hasta la fecha con una cierta continuidad.

Como aceptamos desde Kuhn (1975), ha habido revoluciones científicas que han acabado con formas de ver el mundo bien arraigadas y las verdades de una época acaban siempre siendo abandonadas y sustituidas por otras.

Por eso no se puede pensar que hay determinadas entidades que, intuidas torpemente en tiempos antiguos, acaban por ser descubiertas a medida que se perfeccionan las técnicas y las teorías.

Dedicaré estas pocas páginas sobre la historia de la química moderna algo a destacar las características de la tradición de la sustancia química (en la que nos encontramos aún ahora) a partir del momento en que empieza a aparecer en libros destinados ala enseñanza.

La iatroquímica y la nueva farmacia química

Las ciencias experimentales nacen durante el Renacimiento y son hijas de la magia natural.

Se llama magia natural la ciencia renacentista, que había roto ya con la ciencia aristotélica propia de las universidades y buscaba sus propios paradigmas para orientarse en un cosmos unificado (han terminado las distinciones entre el mundo sublunar y el supralunar) en el que los hombres pueden crear libremente artificios tan digno ser estudiados como lo era la naturaleza para los antiguos.

Emerge así una visión mágica del cosmos, la cual, en el clima del Renacimiento,permite una nueva relación del hombre con la naturaleza que, como veremos, justifica la actividad manual y técnica como fuente de conocimiento científico y que se corresponde muy bien con la conciencia nueva del dominio sobre la naturaleza mediante la técnica y la capacidad de pensar, de crear, de imaginar nuevas realidades.

química moderna

El macrocosmos (los astros y los planetas) y el microcosmos (Los acontecimientos a escala humana) están relacionados porque forman parte de un mismo Todo, el cual, como un organismo, se transforma según un mismo plano general y según unas leyes globales del mundo que el mago debe descubrir y que puede utilizar a favor de la humanidad.

La magia natural es el ambiente intelectual en que se desarrolla la química renacentista. Las antiguas prácticas alquímicas (rechazadas por las universidades) e incluso el modelo de conocimiento que les era propio (intuitivo, vital, místico, pero también manipulativo y centrado en la transformación de los materiales)adquieren una importancia muy grande, porque proporcionan instrumentos y modelos adecuados a la nueva valoración detodas las técnicas.

Philippus Aureolus Teophrastus Bombast von Hohenheim(1493-1541), llamado Paracelso porque, según él mismo, era «más grande que Cielos» (el médico romano), inicia la práctica médica llamada iatroquímica o química médica, que se proclama experimental dentro del marco justificativo de la magia natural.

Los médicos iatroquímica defienden la experimentación y la observación directas y las nuevas prácticas que se derivan,como el uso de medicamentos químicos.

Intentan configurar una solo modo de mirar los fenómenos relacionados con el cambio los materiales y con el control de este cambio (incluidos los que se producen en los seres vivos, como la respiración, la digestión,la muerte …).

Por ejemplo, consideran que todos los materiales están formados por tres principios, asociándolos a propiedades que los químicos consideran importantes: la sal, que da la solubilidad y la capacidad de cristalizar, el azufre, que hace que los cuerpos sean combustibles, o el mercurio, responsable de la fusibilidad y la fluidez.

Esta atención a las propiedades conduce a identificar mixturas que se pueden obtener repetidamente y que formanparte de los nuevos medicamentos.

La Basílica Química de O. Croll (1608) puede considerarse el último libro de la química renacentista vinculada a la magia.

La epistemología de O. Croll integra la medicina paracelsista y la filosofía hermética a través de su doctrina dela Palabra en la naturaleza, revelada por la luz de la naturaleza, y la Palabra encarnada en Cristo, que es revelada al médico piadosopor la luz de la gracia.

Andreas Libavius opone a estaconcepción de Croll y los alquimistas y iatroquímica paracelsistes,aunque está muy interesado por sus aportaciones prácticas. Para Libavius, la epistemología de Croll es individualistay oscurantista.

Escribe el libro Alchemia, publicado el1597 y reeditado en 1606, para rebatir Croll y para presentar ladoctrina química (que es la del mismo Croll!) de tal maneraque la comunicación sea posible. Para conseguirlo, selecciona los temas más importantes de la química: las operacionesquímicas y las sustancias (Hannaway, 1975).

A partir de este momento se divulga el nombre de química. El Renacimiento ha dejado una gran herencia: la experimentación directa y el uso de instrumentos que hacen que los productos artificiales sean tan dignos de estudio como los naturales, porque todos siguen las mismas leyes en un Cosmos unificado.

Reflexión final: los «átomos químicos» a la nueva química cuántica

Con la química de las sustancias ya consolidada, emerge una determinada concepción de átomo genuinamente química, gracias a la teoría atómica de Dalton, que Berzelius y otros harán funcionó hasta que el átomo químico se convertirá en la unidad de medida de la magnitud propia de la química: la cantidad desustancia (Izquierdo, en trámite de publicación; rockear, 1984).

En el congreso de Karlsruhe (1860) y gracias a las aportaciones de Cannizzaro, 12 se dispuso de una mesa de masas atómicas definitivas, que permitió dos aportaciones más, importantísimas y relacionadas entre ellas: la consolidación definitiva de la teoría de valencia de Frankland y de Kekulé y la clasificación periódica de los elementos de Mendelejev y de Meyer.

Ambas, juntas, aportan un nuevo concepto de elemento,diferenciado del de sustancia simple, porque se le pueden atribuir propiedades, como la valencia, que no pertenecen a ninguna sustancia en concreto.

Visita nuestro artículo estrella de raiola manda y no el panda

Dejar Comentario

Click here to post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *